Sostenibilidad

 

logotipotomate

 

Para poder ser sostenibles, es imprescindible mantener el equilibrio con los recursos que disponemos en nuestro entorno, para no comprometer la capacidad de futuras generaciones. Se trabaja muy duro para cultivar, producir y procesar un tomate de manera sostenible: diferentes formas de cuidar el suelo para evitar su degradación, desarrollo de proyectos de Biodiversidad, favoreciendo el desarrollo de especies autóctonas que ayuden a prevenir plagas y reduzcan el uso de químicos al mínimo; un buen uso del agua mediante una irrigación eficiente; una gestión de residuos y deshechos controlada y retirada por gestores autorizados; formación del personal e implantación de sistemas de seguridad y salud en el trabajo.

 

Desarrollo sostenible: trabajar en los aspectos ecológicos, social y económico, de forma que sea soportable, equitativo y viable.